Puesta en abismo

Puesta en abismo

Dirección María José GoldínPuesta en Abismo, explora los mundos extremos de la experiencia vital, sacando a superficies regiones ocultas, de la vida y el pensamiento, en el juego sutil de las relaciones humanas.

Esta obra incluyó la interacción entre intérpretes profesionales y no profesionales de la danza, así como la producción sonora dentro de la escena a la manera de las primeras sonorizaciones radiales, y el video. Para esto último, la producción de la imagen respondió al criterio de circuito cerrado.

La estructura de las escenas se articuló a modo de los montajes cinematográficos.